http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20060405

El esprit du corps de Guillermo Novellis

Tuve el disgusto y la mala idea de mirar anoche el programa Otro tema, conducido por Santo Biassati.
Allí se debatía la conveniencia o no de que los señores del grupo Callejeros volvieran a tocar en público.
El hecho de que esos muchachos -responsables o corresponsables de las espantosas muertes de 194 adolescentes- vuelvan a tocar o sean autorizados por la justicia a hacerlo en público es una verdadera aberración. Todos los músicos están procesados por la masacre del fatídico 30 de diciembre de 2004, así que si viviésemos en un país normal se les prohibiría hacerlo. Los abogados de estos hipócritas esgrimen el "derecho al trabajo lícito". Muy bien. Que vayan a manejar un taxi, a recoger la basura o a juntar cartones (si los taxistas, basureros y cartoneros que perdieron parientes en Cromañón se los permiten, cosa que dudo). Pero que no toquen más hasta que la justicia demuestre que son inocentes.



De izq. a der.: Omar Chabán, dueño o gerenciador de Cromañón;
médicos retirando un muerto; Guillermo Novellis,
cantante de grupo La Mosca (pique para ampliar)


Pero eso, como diría el bueno de Santo, es "otro tema".
Lo que motiva este post son las declaraciones del calvo cantante del grupo La Mosca, Guillermo Novellis en el programa mencionado.
Ni el aspecto de Novellis (foto derecha) ni su prosa son muy inteligentes -eso es cierto- y todos sus dichos habrían consecuentemente caído en saco roto, si no fuera por el hipócrita, cobarde, miserable esprit du corps, el marcial, indefectible espíritu de cuerpo de que hizo gala al comentar que él "estaba de acuerdo" con que se permitiera a los Callejeros volver a tocar en público.
Para avalar su punto de vista (gremial, corporativo y obviamente postor de barbas en remojo), Novellis (¿ta?) nos regaló algunas, varias, muchas perlas como las que siguen y que comento a continuación:

"Lo de Cromañón pudo pasarle a cualquiera. Pudo pasarme a mí".
Este argumento es de una falacia repugnante. Lo de Cromañón no puede pasarle a cualquiera, porque si así fuese ocurriría todo el tiempo, y no es así. No le pasó a Soda Stereo, no le ocurrió a The Police en New York City, no le sucede al Planetario ni al Gran Rex cuando están Les Luthiers, ni siquiera le ha sucedido a ningún otro grupo de rock en Cromañón, con Chabán (foto de la izquierda, ya se ve...) y bengalas incluidas. No, Novellis. Lo de Cromañón le pasó a Callejeros y sólo a Callejeros. No le pasó ni a usted. No le pasó a los Rollings Stones. No le pasó ni siquiera a River Plate en la masacre de la Puerta 12. Le pasó a Callejeros, ¿se entera?

"Todos somos culpables de lo de Cromañón".
No me consta si Novellis es culpable: si así fuese debería presentarse en la justicia, explicar los motivos de su culpa y permitir que el ministerio público lo acuse. El resto de la humanidad no tiene culpa. Para la justicia argentina los responsables (en consecuencia: procesados) son Chabán (si su estómago es fuerte y lo resiste mírelo de nuevo: foto izquierda), Callejeros, algunos bomberos y policías y un par de funcionarios menores, muy menores... Por suerte, la Honorable Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires ya se deshizo de Ibarra, cuyo certificado de defunción política se firmó la misma noche del incendio.
¿Usted es culpable, Novellis? No dudo de su palabra. Yo la acepto sin dudarlo. Lo que no voy a aceptar es que me eche la culpa a mí y a tros tres millones de porteños inocentes (que, a lo sumo, tienen la grave culpa y el cargo de conciencia de haber elegido al siniestro Ibarra) de lo que hicieron usted y sus diez o doce cómplices (ya que se acusa usted mismo, entonces es cómplice). A mí (que estaba durmiendo en el momento crucial) no me meta en este sórdido asunto. Hay otros 37 millones de argentinos y unos 6.500 millones de seres humanos que tampoco tenían nada que ver.


"Hay que educar a la gente, hay que educar al público".
Con esta curiosa y seudointelectual pirueta lingüística Novellis intenta cumplimentar un doble objetivo. Primero y obvio, invertir la carga de la prueba para investigar y culpar a las víctimas. Otra manera de expresar sus dichos sería "Cromañón se incendió por la ignorancia de los espectadores". Esto, como la justicia ha demostrado y las pericias confirman, es una vil mentira. Cromañón se incendió porque Chabán decoró el local con materiales combustibles y prohibidos, y porque la puerta de emergencia estaba cerrada con candado. ¿De qué educación nos habla, señor Novellis?
La otra absurda presuposición (falaz, como todas las anteriores) es que el público tuvo algo que ver en el asunto. Los periodistas Franco Salomone y Magdalena Ruiz Guiñazú denunciaron públicamente que obran en su poder (enviadas por el representante artístico de Callejeros) dos copias de las invitaciones para la prensa al recital del día mortal. Y en ellas reza, en grandes caracteres tipográficos: NO TE OLVIDES DE TRAER TUS BENGALAS. ¿Público? ¿La culpa es del público, Novellis?

"Todos asumimos actitudes de riesgo, como no usar las luces bajas del auto".
Puede ser. No me consta. Yo no asumo riesgos innecesarios, y la gente que me rodea tampoco. Si Novellis lo hace, allá él. En cualquier caso, el argumento de que todos somos suicidas en potencia (hecho muy discutible y científicamente incomprobable) no sirve para apoyar el hecho de que la culpa la tuvo el público ni la hipótesis de que Callejeros tenga derecho a volver a subir a un escenario.

"Somos una sociedad enferma".
Otro hecho incomprobable, al menos a la luz de los más recientes y serios estudios estadísticos sobre salud mental. Y aunque tuviese razón: ¿qué tiene eso que ver con el hecho de que Callejeros incentivó al público (ver las entradas para la prensa) para que encendiera la pirotecnia y con el hecho de que Chabán o sus subordinados cerraran las puertas de emergencia?

"Desde arriba del escenario las bengalas se ven tan lindas... Es un espectáculo...".
Sin palabras, Novellis.
Sin palabras.
Sin palabras, muertos y heridos.
Sin palabras.
Sin palabras, padres de los muertos y heridos que luchan por la justicia y porque Callejeros nunca vuelva a tocar en público.
Sin palabras.
Sin palabras, Santo Biassati (que se quedó callado).
Sin palabras.
Sin palabras, lectores.
Sin palabras...

8 Comments:

At abril 06, 2006 12:05 a. m., Blogger .Marfil. said...

Hola.

Sabes donde podría enterarme de la historia?, solo encuentro titulares de noticias de cuando aún no era muy claro los culpables, los hechos, etc.

 
At abril 06, 2006 11:01 a. m., Blogger Marcelo Dos Santos said...

¿Qué es lo que necesitas saber?

 
At abril 06, 2006 9:17 p. m., Blogger .Marfil. said...

Lo que yo conocía es que el culpable era el dueño del local; hasta ahora me entero de que era el grupo que tocaba.

¿Qué fue lo que paso?

Lo que en su tiempo alcanzo a llegar a mi, fue el lio de haber prendido la bengala. Pero ahora que dices lo de las propagandas y que eso se acostumbra en esos conciertos. Pues no se que decir.

¿Quien cerro la puerta de emergencia?

Independiente de culpables, y aunque sirva para impedir mas negligencia, es una gran lastima lo sucedido aquel día, junto a la efemérides es en verdad una ironía bastante negra y triste.

 
At abril 07, 2006 11:06 a. m., Blogger Marcelo Dos Santos said...

Bueno, a mi modo de ver, en este caso se dieron varios problemas concurrentes, que coexistieron en tiempo y espacio para provocar esta masacre. Estos problemas señalan y definen a varios responsables, que la justicia está investigando.
A mi juicio, los tales responsables son:

1) Chabán por tener el local en malas condiciones y haber mandado cerrar las puertas de emergencias.

2) Callejeros por haber incentivado el uso de pirotecnia en un lugar cerrado.

3) Bomberos por haber permitido la habilitación de un local que no estaba decorado con elementos ignífugos como manda la reglamentación.

4) El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por no haber controlado la cantidad máxima de espectadores y haber habilitado administrativamente el lugar cuando debió haber estado clausurado y ya tenía antecedentes de incumplimientos.

5) Policía Federal por no haber controlado adecuadamente al público y el evento.

6) SAME (servicio de emergencias del Gobierno) por no haber puesto a disposición de las víctimas los médicos, ambulancias y enfermeros necesarios.

7) Last but not least, el o los imbéciles que encendieron las bengalas. Parece que están muertos.

En pocas palabras, si uno solo de estos factores no se hubiera presentado, la tragedia no hubiese ocurrido o, al menos, las consecuencias hubiesen sido muchísimo más leves.

Un abrazo y gracias.

 
At agosto 25, 2006 6:27 p. m., Anonymous Mile said...

Marcelo, acabo de descubrirte gracias a mi interés repentino por los ginkgos. Comencé a leer con gusto algunos de tus artículos hasta que me encontré con la crítica a Novellis. Más allá de tus argumentaciones, que encuentro absolutamente adecuadas, noto sin embargo, en este punto, una especie de evación de responsabilidad. Quiero decir, todos nosotros estamos inmersos en un sistema corrupto y bla, bla, bla... (pensá que muchas personas, incluso Iglesias dijeron que sabían que Cromagnon ya se había incendiado dos semanas antes por esa misma causa y sin embargo nadie denunció...
Las coimas de la habilitación de bomberos que dependen de policía que dependen de Nación....etc, etc... Todos sabemos que las comisarias le cobran a cada uno de los boliches para que no aparezcan drogas, minoridad cobra para que no aparezcan menores y la muni cobra para que no aparezca (lo que se les ocurra)... Y está bien, vos tal vez andes con las luces de posición cada vez que te subis al auto y te abrochas el cinturón, y no tirás basura a la calle, y no, y no... y no...pero convrngamos que estamos acostumbrados, mal acostumbrados a mirar la paja en el ojo ajeno y más allá de todas las culpas que le quepan al sistema, no debemos olvidar que somos todos nosotros los que elegimos a ese sistema. Lo venimos haciendo desde el 83 y no nos cansamos de equivocarnos.
yo sí creo que más allá de la concurrencia de culpas, como bien lo pones, puntuales y punibles, todos somos culpables de Cromagnon, como todos somos culpables de seguir avalando este sistema, de seguir haciendole la vista gorda a muchas de las cosas que nos rodean y están mal.
seguiría y lo haré con gusto en otra oportunidad, ahora lamentablemente lo urgente me quita tiempo para lo importante.
cariños, Mile

 
At abril 25, 2008 1:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

HOLA
BUENO ESTO ME PARECE ALGO EXTRAÑO PERO AYER CUANDO MANEJABA POR AL CARRERA 7 EN BOGOTA DURANTE LA MAÑANA, CREO QUE NOS VIMOS TU ESTABAS EN OTRO CARRO, Y TRATE DE SALUDARTE PERO DESAFORTUNADAMENTE POR EL TRAFICO NO PUDE ENVIARTE MIS DATOS. PENSE LUEGO DE VER TU CARRO LEJOS QUE HUBIESE SIDO INTERESANTE CONOCERTE, NO VIVO EN COLOMBIA PERO MI AMIGA ME DIJO QUIEN ERAS ASI QUE HOY ME DESPERTE Y ESOTY TRATANDO DE LOCALIZARTE, HAY COSAS EN LA VIDA QUE SE DEBEN HACER ASI NO SE ENCUENTRE RESPUESTA ALGUNA.
SI TE ACUERDAS DE ESO BUENO SOY LA NIÑA DEL JEEP GRIS MI MAIL ES
TATA1981@HOTMAIL.COM

 
At julio 28, 2009 3:14 p. m., Anonymous Anónimo said...

Marcelo ¿vivis en Suecia vos?
¿Comes en restaurant que cumples con todas las medidas de seguridad?
¿Cuando ingresas a un lugar publico miras si las salidas de emergencias estan funcionando correctamente?...
El cantante de la mosca dijo barbaridades pero que todos somos culpables me parece muy cierto, hay un cromagnon en cada esquina...
El tema que le corresponde a Callejeros, no es solo a esta banda en particular sino a todo un movimiento de rock barrial que jugaba siempre con los limites, estoy en el rock, trabajo con la musica y conozco bastante de como funciona el negocio y te digo que esta situacion la veniamos hablando hace tiempo entre los que estamos en el ambiente y te aseguro que lo advertimos. Pasa que el negocio esta primero.

 
At mayo 13, 2010 10:11 a. m., Anonymous Anónimo said...

lo de Chaban es impresentable... todos los del ambiente de la musica saben muy bien las condiciones en las que funcionaban sus locales.. o acaso CEMENTO no era de el tambien?
yo recuerdo hace años, 1990 o 91 haber ido a ver a Hermetica a cemento, ya estaban todos locos en la puerta, borrachos y dados vuelta.. entramos y cerraron el porton de chapa con un fierro enorme y candados desde adentro.. salidas de emergencia?? jejeje si claro... adentro no se podia respirar de los fasos, no habia agua, estaban todos como locos re drogados, se peleaban y no habia nadie que separe, un caos.. eso me lo banque poruqe tenia 19 años... era "normal", si no paso antes una tragedia es de casualidad.. la policia pasaba por la puerta con el patrullero y los escupian, insultaban y tiraban cosas y no decian nada.. (entongadisimos).. en fin, los musicos chicos pasaban todos por eso, quien le iba a discutir a chaban? si era "el rey"?
estamos todos vivos de casualidad.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home