http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050729

La bomba de Hitler

¿Tuvo Hitler su bomba atómica? Una de las hipótesis más espeluznantes de la historia moderna acaba de complicarse con nuevos documentos recientemente descubiertos.

Escribí sobre ello, y quiero compartir con todos ustedes este nuevo Zapping de Axxón.

Nuestra lista sobre Tolkien

El grupo de sitios de Marcelo Dos Santos incluye una lista de correos sobre la vida y la obra de J.R.R. Tolkien, bautizada Maeglin.
Los invitamos cordialmente a suscribirse y discutir allí acerca de una de las figuras cumbre de la literatura anglosajona del siglo XX: el insigne creador de "El Señor de los Anillos".

Bichito de la humedad en el rincón

Otro poco de humor para un hermoso viernes: ha vuelto Don Verídico.
Que lo disfruten.


Julio César Castro ("Juceca"), autor de los cuentos de Don Verídico

Hombre que supo carecer de un interés por lo diminuto, Laberíntico Simple. Pero una mañana, va y se levanta, y antes de mirarse al espejo, de mientras se lavaba la cara en la palangana, ve una cosa que se mueve en un rincón. Era una cosa menuda, como quien dice una cosita. Nada como pa salir corriendo, ni pa llamar a los vecinos, pero cuando uno ve que algo se mueve, y más si se mueve en un rincón, y si no es común que algo se mueva en ese rincón que uno conoce, porque es uno más de los rincones de la casa, de los tantos con que uno convive sin prestarles atención, porque un rincón, salvo que tenga algo que se mueve, no se destaca como un espacio interesante: es normal, entonces, que uno se agache, que Laberíntico se agachara a ver aquello que se movía. El hecho de que se haya agachado, está diciendo a las claras que era un rincón de los de abajo, de los que van contra el piso. Cuando el hombre fijó la atención en aquello, no dudó de que se trataba de un bichito de la humedad, conocido también como "bolita", por su capacidá pa convertirse en pelotita. Y eso fue lo que le hizo el bichito a Laberíntico en cuantito lo agarró y lo puso en la palma de la mano. El hombre tuvo ganas de aplaudirlo, pero se frenó, y él, que tantas veces había visto bichitos similares, lo puso sobre la mesa, y mientras preparaba el mate lo miraba de reojo. De pronto se empezó a abrir, y le llamó la atenciòn la cantidad de patitas que tenía el diminuto: "¿pa dir a dónde precisará tanta pata?", se preguntó y le pareció injusto que el hombre, que tiene que andar de un lau pal otro de la mañana a la noche, cargando semejante cuerpo como es el humano en general, tuviera solo dos. Lo fue a tocar, y el bichito vuelta a cerrarse. Lo agarró sin apretar y enderezó pal boliche El Resorte. Llegó, dentró, saludó, puso el bichito arriba del mostrador, lo señaló y dijo: "Cuando tiene miedo se cierra, y cuando supone que pasó el peligro se abre. ¿Pero de qué tiene miedo, y en qué se basa pa suponer que pasó el peligro?".
Hubo un silencio y algunos se arrimaron a mirarlo de cerquita.
El tape Olmedo, lo miró apenas, y después de un trago armó un tabaco, volvió a mirar al bichito con más detenimiento, y afirmó como pa no dejar lugar a dudas:
-Siempre fue un misterio.
Y no se habló más del asunto. No daba.