http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050714

Los glaciares se están derritiendo más rápido de lo previsto

"Más de la mitad del actual incremento en el nivel de los océanos obedece al hielo que se está derritiendo en Groenlandia, en el Mar de Amundsen en la Antártida Occidental y en los glaciares de las montañas", aseguró el científico de la NASA Eric Rignot.
Así comienza la interesante noticia publicada hoy en Axxón:



(NASA) Rignot y varios expertos en oceanografía explicaron, durante una rueda de prensa, que la agencia espacial estadounidense posee, por primera vez en su historia, la tecnología necesaria para entender los cambios en los niveles marítimos y sus efectos a nivel mundial.
En ese sentido, Waleed Abdalati, responsable del Programa de Criosfera (nombre con el que se conoce a las regiones cubiertas por nieve o hielo) de la NASA, explicó que "se estima que más de 100 millones de personas se verán afectadas por el incremento de un metro en el nivel de los océanos".
El científico no precisó cuándo, exactamente, se concretará ese incremento.
La agencia calcula que para 2006, el incremento en el nivel oceánico alcanzará los 50 milímetros frente a los niveles de 1994.
Los nuevos satélites de la NASA serán capaces de predecir con exactitud durante los próximos años el nivel al que están aumentando los océanos y los motivos que provocan esos cambios.
"En los últimos 50 años, el nivel de los mares ha aumentado a un ritmo estimado de 1,77 milímetros anuales, pero en los últimos 12 años ese ritmo parece ser de 3,048 milímetros anuales", aseguró Steve Narem, profesor de la Universidad de Colorado.
Narem apuntó que "alrededor de la mitad de ese aumento procede de la expansión del agua de los océanos que ha tenido lugar a raíz del incremento de temperaturas".
Entre las misiones de la NASA dedicadas a seguir la evolución de los océanos figuran el satélite ‘Grace", que ayuda a entender el movimiento del agua en la Tierra y ‘Topex", un satélite conjunto entre EE.UU. y Francia que utiliza un radar para medir con precisión la superficie oceánica.
A esos dos satélites se suman Jason, que mide el nivel de los mares y vigila la circulación oceánica, e ICESat, cuyo principal objetivo consiste en estudiar las masas de hielo polar y su contribución a los cambios en las aguas marítimas.
Las mejoras tecnológicas de la NASA llegan en momentos en los que se produce un acalorado debate global sobre los cambios climáticos.


El artículo completo, picando aquí.
Todas las noticias de Axxón, aquí.