http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050630

¿Quién es el ridículo?

Experimento en EE.UU.: matan y resucitan perros
Científicos de Pittsburgh inducen la muerte clínica en los animales usando una solución salina helada y los resucitan tres horas después.

(InfoBAE) La técnica podría ser útil para curar a soldados o víctimas de incidentes. Pero ya hay polémica por sus implicancias éticas y morales.
Se induce la muerte clínica en los seres vivientes para ver si es posible devolverlos a la vida, transformando el sueño eterno en un viaje con retorno.
El increíble experimento es conducido por algunos científicos de la Universidad de Pittsburgh, que resucitaron un grupo de perros, luego de haber verificado por tres horas la desaparición de señales vitales en su cuerpo.
Parece un escenario inverosímil, digno del filme "Línea Mortal", con Kiefer Sutherland y Julia Roberts, esos góticos estudiantes de Medicina que se inducían a experimentar la propia muerte.
Sin embargo, los investigadores siguen estudiando los límites del experimento en el Safar Center for Resuscitation Research, fundado por Peter J. Safar, universalmente reconocido como el inventor de la respiración boca a boca y de la reanimación cardiopulmonar, un hombre que ha contribuido ciertamente a reportar la vida a personas que inexorablemente estaban a punto de ir al más allá. Pero la empresa de los secuaces de Safar parece ahora más extrema.
Los científicos de Pittsburgh tomaron un grupo de perros y sostienen que han sustituido la sangre con solución salina a 7°C. De este modo, inducen en los animales un estado de muerte aparente: no respiran, no tienen actividad cardíaca, ni tienen señales cerebrales.
Después de tres horas en estas condiciones, reponen la sangre en el cuerpo de los perros, estimulados con electroshock y oxígeno, para resucitar el corazón y los pulmones. Así, comienzan a vivir de nuevo, aparentemente sin ningún daño a los órganos vitales.


Alejandro Alonso reproduce esta extraña noticia en Axxón de hoy.
El ridículo es posiblemente el redactor de InfoBae, que no se preocupa en intentar definir la muerte, o de explicar los alcances e implicaciones técnicas de la expresión "matar a un perro".
Lo que están haciendo estos tipos no es "matar y resucitar", y la clave de todo esto es el anteúltimo párrafo, donde dice "muerte aparente".
¿Qué quieren inventar? El pichicho está en una especie de estado de animación suspendida, morochos, no muerto.
Si seguimos titulando así, la gente puede llegar a pensar que los científicos pittsburgianos son como Cristo, que chifló "levántate y anda" y Lázaro "andó".
Señores yanquis: los desafío a agarrar un fiambre con rigor mortis, descomposición orgánica y su respetable fauna cadavérica, y que mediante un birlibirloque de antieutanasia lo pongan a mover la colita y ladrarle al cartero. Nosotros tenemos el cuerpo de Evita, con sus líquidos celulares reemplazados por cera. Háganlo manejar de nuevo este país, porfa.
Los egipcios tienen a Ramsés II El Grande. ¿Por qué no le piden que arregle los líos de Medio Oriente?
La verdad que hoy en día escribe cualquiera.
¡Andá a afanar a los caminos!