http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050526

Reportaje a Eduardo Julio Carletti: ¡Axxón cumple 150!


Axxón acaba de llegar a su número 150. Para los que no la conocen o no saben lo que es, les cuento que Axxón es la revista digital más antigua del mundo hispanoparlante y la segunda del mundo, visitada por millones de lectores por año y tomada como base y punto de referencia cuando llega el momento de hablar de revistas literarias -especialmente de ciencia ficción, fantasía y horror- como es el caso.
Axxón, con sus 15 años en el aire (primero en diskettes y ahora en web) tiene la particularidad de haber sido siempre -y de seguir siendo- totalmente gratuita. Para más inri, es público y notorio que se trata de un proyecto cuasiunipersonal, llevado a cabo durante años y años por un solo hombre, Eduardo J. Carletti. Es cierto que muchos otros escritores, dibujantes humoristas, divulgadores y periodistas colaboramos en ella, pero todos sabemos que sin Eduardo Axxón hubiese dejado de existir hace mucho (ya que estamos, mis últimos artículos en Axxón pueden leerse aquí uno de ellos y el otro aquí).
Bueno, a lo que iba es a que la prestigiosa publicación española BEM on line acaba de publicar un interesante reportaje a Eduardo, en donde habla de la génesis de Axxón y de otros sabrosos asuntos.
Le incluyo un breve fragmento de la misma:

AXXÓN llega al número 150: Una entrevista a Eduardo J. Carletti
por Joan Manel Ortiz
Conozco desde hace muchos años a Eduardo Carletti y he admirado todo este tiempo su magnífico trabajo al frente de Axxón, ciencia ficción en bits, como les gusta autodenominarse. Axxón es una revista electrónica argentina de ciencia ficción que este mes de mayo ha conseguido alcanzar la asombrosa cifra de 150 números editados, convirtiéndose, según mis archivos, en la primera revista del género en castellano que ha llegado a ese número. Si aún no la conoce, no deje de leerla. Me lo agradecerá.(http://axxon.com.ar/axxon.htm)
BEM on Line: ¿Cómo, cuándo y por qué comenzó Axxón?
Eduardo Carletti: Lo he contado tantas veces que me da miedo de repetirme. En realidad comenzó con una idea jocosa. Ubiquémonos a principios del año 1989, digamos en enero. Nos reuníamos todos los viernes en un bar de Capital Federal (Buenos Aires)a conversar sobre la CF y otras cosas. Luego, viajaba junto a un amigo en tren hasta mi casa, que queda en Ituzaingó, a 30 kilómetros al oeste de la capital. En esos viajes de unos 45 minutos continuábamos la charla y, entre otras cosas, comentábamos algunas prácticas que observábamos en ciertas personas, que buscaban influir, de todas las formas posibles, para que los fans presentes en esas reuniones votasen a determinadas obras o revistas. Hablo de la votación del premio Más Allá, que entregaba el CACyF, Círculo Argentino de Ciencia-Ficción y Fantasía. Como ambos estábamos en el tema de la informática, se nos ocurrió como broma que se podía llevar adelante la loca idea armar una revista en diskette y, bromeando, porque nunca pensamos en serio en hacerlo, como era en disquete poner en cada caso, para cada disquete y cada lector, el material que más le gustase a esa persona. Así ganaríamos seguro el premio. Era cuestión de encuestar y hacer el programa.
Hay que recordar que ese año Argentina también estaba en crisis, en este caso de hiperinflación, y que a causa de esto, ya que los precios de las cosas estaban disparados, la mayoría de los fanzinistas estaban en la ruina y por esta causa no se estaban editando fanzines. Antes de eso teníamos 14 fanzines distintos apareciendo cada uno de ellos con espacios de uno, dos o cuatro meses. De la loca idea, que era nada más para reírse un poco mientras el tren rodaba rumbo al oeste, derivamos a discutir sobre la posibilidad cierta de hacer una revista en un programa. Descubrimos que era totalmente posible. Y de ahí a decir "¿Por qué no lo hacemos?" fue cuestión de minutos o segundos.
El desarrollo del programa llevó desde esa fecha ---con las primeras pruebas en marzo--- hasta julio. En julio teníamos el número cero listo y también el material del número 1 totalmente armado. De julio a septiembre, que fue cuando se presentó en público el primer número de Axxón, mi lucha fue para lograr incluir el material del número 1, que era un bello cómic francés, en el mismo disquete, es decir, que saliese con el número 0.En esa época los disquetes eran de una capacidad de 360 Kb y no fue posible. El número uno hubo que editarlo al mes siguiente, octubre de 1989. La mayor parte del disquete estaba ocupada por el cómic y llevaba muy poco texto. Así fue como nació Axxón.
El artículo completo en BEM On Line. Vale la pena leerlo.
Y ¡Felicidades, Axxón!