http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050913

Aunque no lo puedan creer


Dijo esta madrugada el periodista Franco Salomone: "Lo único que le faltaba a la policía de Mendoza era fusilar a un jugador DENTRO DEL CAMPO DE JUEGO".
Bueno, ya no le falta. Un policía mendocino (un cuerpo famoso por su agresividad y violaciones a los derechos humanos) intentó el domingo asesinar a un jugador de fútbol durante un partido por el torneo Nacional B.
El joven deportista, que recibió un impacto de bala de goma desde 22 cm. de distancia (sí, leyó bien, 22 cm.) se debate entre la vida y la muerte luego de perder un lóbulo de un pulmón y sufrir perforación del diafragma y un grave traumatismo hepático.
Así nos va, y así nos va a ir. Felicitaciones, gobierno de Mendoza...

De Clarín de hoy:

VIOLENCIA EN EL FUTBOL : LOS ANTECEDENTES DE LA POLICIA MENDOCINA Una historia de espantos
por Carlos Prieto


Fue durante la dictadura militar, cuando la encabezaba el entonces vicecomodoro Julio César Santuccione, que la Policía de Mendoza comenzó a cultivar una doctrina de violencia e impunidad que se aplicó por igual para reprimir a militantes políticos y a la delincuencia común. Incluso llegó a organizarse un "Comando Pío XII" que torturaba y mataba prostitutas.
La brutalidad policial sistemática inculcada por Santuccione (quien también fue secretario del Tribunal de Disciplina de la AFA durante la dictadura) subsistió intacta a la restauración democrática. Lo prueban decenas de denuncias hechas en los últimos 20 años sobre desapariciones, torturas y asesinatos que involucran a policías. También un informe de la ONG Human Rights Watch de 1998, que mencionó a la Policía mendocina como una de las más brutales.
Un caso muy conocido es el de Sebastián Bordón, el estudiante de 18 años asesinado en octubre de 1997 en San Rafael. La Justicia comprobó que fue detenido, golpeado y ocultado ilegalmente en un destacamento. Su cuerpo fue encontrado en el cañón del río Atuel. Por el crimen fueron condenados 5 policías, entre ellos un comisario, Hugo Trentini, sentenciado a 15 años de prisión.
Los albañiles Raúl Baigorria (31) y Adolfo Garrido (29) desaparecieron en el Parque San Martín en 1990. La causa nunca tuvo imputados, pero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyó que fueron detenidos por tres policías (a los que identificó), torturados y asesinados. Un caso similar, que también condenó la CIDH, es el de Pablo Cristian Guardati (21), detenido por policías en 1992 y desaparecido desde entonces.
En febrero de 1996, Luis Andrés Rosales (21) evitó un control de tránsito y los policías dispararon contra su auto. Seis horas después fue encontrado muerto con un tiro en la cabeza. Un año después, un policía que perseguía a un menor mató de un disparo en la cara, hecho desde 4 metros, a Olga Castro (24), una chica con deficiencia mental que estaba embarazada. Más recientemente, en junio de 2002, Jorge Frías apareció colgado en una comisaría de Guaymallén cinco horas después de ser detenido. Al ingresar le habían quitado el cinturón y los cordones de las zapatillas.

Y más:

VIOLENCIA EN EL FUTBOL : ESTA DETENIDO EN UNA DEPENDENCIA DE LA POLICIA DE MENDOZA
Identifican al policía que le disparó al jugador
Un cabo de 42 años está acusado de "homicidio agravado en caso de tentativa" por atacar el domingo a Carlos Azcurra, de San Martín de Mendoza.
por Julio Chiappetta y Angel Rosales

La justicia mendocina identificó al cabo Marcial Maldonado como el policía que le disparó a Carlos Azcurra, futbolista de San Martín baleado el domingo en el estadio Mundialista Malvinas Argentinas. Maldonado, de 42 años, es casado y padre de dos hijas, y lleva 20 años prestando servicio en la fuerza. El policía agresor —quien se negó a declarar— está detenido en la seccional 33ª (hoy sería trasladado a dependencias de Caballería, un lugar destinado a policías imputados en una causa judicial), a disposición de la fiscal Liliana Curri, quien caratuló su causa como homicidio agravado en caso de tentativa. La doctora Curri tomó la decisión de acusar duramente a Maldonado porque "habría actuado con alevosía, sin medir las consecuencias y disparando a quemarropa". Maldonado podría ser condenado hasta con 25 años de prisión. Los otros 7 policías implicados recuperaron la libertad, pero fueron pasados a disponibilidad por orden del gobernador Julio Cobos y seguirán sumariados internamente. Son el oficial ayudante Gastón González, los oficiales auxiliares Cristian Tobares y Blas Salvatierra, los cabos Carlos Maldonado y Wálter Olguín y los jefes del operativo en el campo de juego, subcomisario William Ruffolo, y del operativo de seguridad, comisario Jorge Pereyra. Este último fue acusado por Diego Arenas, de la Inspección General de Seguridad de la provincia, de "falsear los hechos de esta aberrante agresión. Su versión no tenía nada que ver con la realidad que mostró el video".
"No se va a parar el fútbol", le aseguró Sergio Marchi, secretario de Agremiados, a Clarín. Marchi viajó ayer tempranito a Mendoza, junto a Jorge Potro Domínguez. Ambos estuvieron en el hospital Lagomaggiore interiorizándose del estado de Azcurra y luego se reunieron con el gobernador Cobos, con el ministro de Justicia Osvaldo Tello y con jefes policiales. También se ocuparon de contratar al abogado penalista Daniel Román, quien patrocinará a Azcurra y su familia.
Luego, Agremiados sacó un comunicado donde declaró el estado de alerta y advirtió que "en caso que ocurra algún hecho similar se adoptarán las medidas de acción sindical que correspondan". Además, el gremio manifiesta su "firme voluntad de impulsar, controlar y ejecutar todas las acciones tendientes a responsabilizar al mal policía autor del hecho" y pone a disposición del futbolista "todos los medios que contribuyan a su rehabilitación".
Mientras el DT de San Martín, José María Martínez ("Fue una ejecución. Le tiró a matar a menos de 20 centímetros", declaró) sugirió a los dirigentes postergar el partido que el sábado deben disputar frente a Almagro, Marchi sostuvo que "los jugadores se reunieron y decidieron jugar para darle fuerza a su compañero y para demostrar que un grupo de violentos e incapaces no nos pueden doblegar". Hay un alerta: pasado mañana, a las 20.30, en el estadio Mundialista, Godoy Cruz recibirá a Chacarita, por la 7ª fecha de la B Nacional...
"Esto es lamentable y nos avergüenza a todos los mendocinos", manifestó el gobernador Cobos, quien colaboró activamente para que el caso empezara a esclarecerse. El gobernador destacó que fue la propia policía la que proporcionó el nombre y apellido del agresor de Azcurra. El gobierno provincial anunció que también se hará cargo del tratamiento de Azcurra y hasta evalúa otorgarle un subsidio en caso de que no pueda continuar jugando al fútbol.
"La realidad superó a la ficción", dijo Marchi, quien no recordaba antecedentes de un policía agrediendo a un futbolista. Pero existe un caso similar al de Azcurra. Es el de Mario Látigo Rodríguez, ex arquero de Central Norte, que en octubre de 1994 recibió 13 perdigones en su pierna derecha. A la distancia, recuerda: "Ganamos el clásico contra Juventud Antoniana y fuimos campeones salteños. Los hinchas se metieron a dar la vuelta, pero los de Juventud reaccionaron. La policía intervino, tiró gases y balas de goma contra la hinchada de Central. Yo me interpuse en la línea de fuego y me dispararon al cuerpo. Lo que pasó aquella tarde fue una vergüenza". Igual que lo que ocurrió en Mendoza...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home