http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050817

¡Nazi, cumple con tu deber!


Con este grito los colonos judíos de Gaza recibieron hoy a los 50.000 soldados destinados a removerlos y quitarles sus hogares en la Franja de Gaza. Sin entrar a discutir la justicia o no de esta medida, lo que realmente me heló la sangre fue la trágica decisión de los colonos de destruir las casas y dinamitar las sinagogas antes de irse para siempre.
Puedo comprender lo de las casas: con su demolición pretenden evitar que los palestinos (al fin y al cabo, sus enemigos en esta guerra interminable) se aprovechen de ellas y las utilicen. Pero... ¿destruir los templos? Los hebreos de Gaza explican esta decisión diciendo que se trata de una medida para evitar que los palestinos "profanen" los edificios religiosos.
La consecuencia inmediata de ello fue que los judíos de Gaza se dividieron. Algunos comenzaron a atacar sus propios templos y otros se refugiaron dentro de los mismos, no se sabe si para protegerlos de la deicida furia de sus conciudadanos o para evitar ser capturados por su propio ejército para ser expulsados de sus propios hogares.
"Nazi, cumple con tu deber!". Como no podía ser de otra manera, la división alcanzó también a los soldados de la Tzahal. Mientras algunos cargaban contra los colonos, los golpeaban salvajemente y los encarcelaban y otros ayudaban a los mismos a romper casas y sinagogas, los más creyentes se negaban en redondo a expulsar a los habitantes, a enfrentarlos, a golpearlos y, por supuesto, a ingresar armados a las sinagogas para desalojar a los más recalcitrantes.
El judaísmo (y sus ahijados el cristianismo y el Islam) han venido quejándose desde hace miles de años de las dos Destrucciones del Templo, la primera a manos de los caldeos y la segunda efectuada por los romanos.

Los israelíes estána ahora, además, deportando judíos por la fuerza. Si la memoria no me es infiel, lo mismo hicieron asirios, babilonios, egipcios, romanos, los reyes católicos de España y Portugal en el siglo XV, rusos soviéticos, nazis alemanes y franceses y fascistas italianos.
"¡Nazi, cumple con tu deber! ¡Tú no eres judío! ¡Los judíos no deportan judíos!", escupían los colonos a los rostros de los soldados.
Es cierto: el gobierno de Sharon, que llegó al poder sobre la base de la promesa electoral de nunca retroceder en los territorios ocupados en la Guerra de los Seis Días, está haciendo hoy lo que nunca nadie creyó que un gobierno israelí podía llegar a hacer.
Los judíos están deportando a otros judíos.
Los judíos están golpeando y encerrando a otros judíos.
Los judíos están rompiendo casas de judíos.
Los judíos están incendiando y destruyendo templos judíos.
Dios mira esta debacle y, aunque nunca llora, sí vuelve su rostro del Pueblo Elegido.
"¡Nazi, cumple con tu deber!".
Muy bien, pero ¿qué nazis?

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home