http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050705

Y bueno, si ponemos las cosas importantes en manos de incapaces...

Los que siguen mi trabajo saben que no me canso de escribir sobre accidentes nucleares.
En un artículo me explayé sobre las causas de la catástrofe de Chernobyl y acerca de cómo se hubiese podido evitarlo. En él explico el primer accidente que sufrió la Comisión Nacional de Energía Atómica argentina, y de los altos niveles de radiación en el barrio porteño de Núñez.
En otro, analicé las causas del accidente en el reactor del submarino soviético K-19 y del desastre y las pérdidas de vidas humanas que provocó.
En un tercero, recorro minuciosamente la historia de "The Conqueror", la película impregnada de radiación que llevó a la muerte a John Wayne, Susan Howard y a casi todos los actores y técnicos que trabajaron en ella.
Soy de los que piensan que la energía nuclear no está del todo mal, siempre y cuando se la ponga en manos de gente que sabe lo que hace, de técnicos y científicos capacitados, de quienes son lo suficientemente sabios y conscientes como para no arriesgar las vidas y las propiedades de sus semejantes...
Lamentablemente, ese rara vez es el caso, y la Argentina es uno de los países más descuidades en este aspecto.
Hoy, la CNEA nos sorprende con otra novedad... ¡Tuvieron un accidente en octubre y nos lo ocultaron hasta hoy!
De Clarín de hoy:

Un grupo de técnicos y profesionales del Centro Atómico Bariloche (CAB), estuvo en observación tras haber sufrido un accidente cuando manipulaban uranio en un laboratorio de ese organismo.
Según admitió el CAB, se trata de cinco personas que quedaron expuestas a ese material pero no habrían sufrido consecuencias fisiológicas.
El hecho ocurrió hacia fines de octubre del año pasado, pero ahora salió a la luz a raíz de que la información llegó a oídos de vecinos de esta ciudad que decidieron hacerlo público.
El gerente del CAB, Rolando Granada, dijo a Clarín que se trató de un "incidente menor".
El CAB funcionan junto al Instituto Balseiro en un amplio predio ubicado a unos 9,5 kilómetros del casco urbano de la ciudad, sobre la ruta que conduce al Llao Llao.En ese lugar se realizan tareas de investigación y desarrollo en el área nuclear y no nuclear, entre otras actividades científicas, tecnológicas y académicas. Ahí funcionan laboratorios de avanzada y grupos de investigación destacados en las ciencias básicas y aplicadas.



Rolando Granada dijo a Clarín que el problema ocurrió en la División de Materiales Nucleares."Hubo un procedimiento incorrecto cuando se estaba trabajando con una muestra de uranio natural de baja radioactividad", dijo Granada.
La muestra era del tamaño de dos tapitas de gaseosa y pesaba 15,6 gramos. Un grupo de científicos trabajaba con ese elemento en un estudio relacionado con el desarrollo de "nuevos compuestos para elementos combustibles". En ese momento falló el envase que sostenía la muestra. "No era hermético y entró aire", dijeron. Como resultado de ese incidente se produjo un rápido proceso de oxidación, una combustión parcial de la muestra. "Fue como si se hubiese prendido fuego la superficie, y a raíz de eso cayó al piso".
En el laboratorio había tres personas trabajando, y en forma inmediata ingresaron otras dos. Eran un químico, un físico y tres técnicos. Granada explicó que se hizo una "limpieza de contaminación" del laboratorio y las personas recibieron atención médica.
"El peligro era más toxicológico que radiactivo; por ejemplo se temía que pudieran sufrir problemas de funcionamiento de los riñones, pero no sucedió nada de eso", aseguró el gerente del CAB.
Tras un seguimiento de varias semanas en las que no fueron detectadas trazas de uranio en la orina, las cinco personas fueron dadas de alta.

¿Qué quieren que les diga? Yo no les creo nada. Me gustaría mirar las tiroides de esas personas dentro de cinco años para ver si es verdad lo que dice la CNEA.
Ya tuvieron un accidente (uno, que sepamos...) en la Capital Federal, y nunca se supo la cantidad de muertos y heridos a corto o largo plazo... Por las dudas, yo vivo lejos de Núñez...
Si siguen manejando el uranio como si fueran caramelos, les aseguro que todos corremos un riesgo enorme...

1 Comments:

At marzo 19, 2008 5:50 p. m., Anonymous Anónimo said...

Mirando la tiroides no va a ver nada, porque el uranio no es absorbido en dicha glandula sino en los riñones, donde tiene efectos toxicológicos de naturaleza quimica como otros metales pesados.

El efecto en la tiroides es causado por el iodo-131, un producto de la fisión del uranio-235. El uranio en polvo es pirofórico bajo ciertas condiciones por lo que, como sucedió durante el incidente en cuestión, al exponerse la muestra al aire se produce su combustión. Pero la combustión del uranio (un proceso químico) es completamente distinta a la fisión del uranio (un proceso nuclear, que no puede suceder con uranio natural y en esas cantidades). Durante el incidente no se produjo fisión de uranio, por lo que no se generó iodo-131 y los afectados no recibieron ningún tipo de exposición a dicho radioisótopo.

El material liberado fue uranio, y el procedimiento correcto a seguir en esos casos es el control de orina para verificar que el uranio no haya sido incorporado.

Puede leer más sobre los efectos de la exposición a uranio sobre la salud, aqui:

http://www.atsdr.cdc.gov/tfacts150.html
http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp150.html

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home