http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050623

Un poco de ficción de la buena...

Nuestro gran amigo Alejandro Moia ha publicado un sabroso relato en Urbys, la ciudad virtual de Revista Axxón.
Urbys (creada por el escritor español Víctor Conde) es una ciudad ficticia en la que transcurren diferentes historias.
Muchos ínclitos autores hispanoparlantes han pasado por allí, y Alejandro no es la excepción


Ilustración de Alejandro Moia para su propio cuento

El relato allí publicado se titula "Aquel insignificante humano alado que fue inmensamente feliz", y les aseguro que es un placer leerlo.
Miren tan sólo cómo empieza:

"Localización:
Los sucesos ocurren en los alrededores del bloque BF30, cerca de —y también dentro de— el bar Dyson y en la farmacia que queda justo a su lado, llamada Alquimia, ambos ubicados con frente a la calle Monte Olimpo, entre la calle BF y el Paseo de la Guardia.

Historia:
Tenía veinte años cuando comenzó todo. Como la mayoría de los jóvenes de esa edad, pensé que ya había visto todo lo conocido hasta el momento, que había vivido todas las historias y que el resto de mi vida sólo serían variantes de lo que ya había experimentado. También sabía que estaba equivocado.
Aquella noche me encontraba, como casi siempre, en el bar Dyson, tomando unas cervezas con mis dos mejores amigos. Era nuestro lugar favorito porque nos quedaba cerca a los tres, nunca cerraba y había buenas mujeres. Casualmente habíamos tenido suerte con tres forasteras y habíamos arreglado para ir a pasar el día siguiente en el río. Las horas se pasaron volando y cuando me quise dar cuenta estábamos en la puerta del bar, despidiéndonos. Las chicas se habían ido antes y mis dos amigos vivían hacia el norte, por lo que me tenía que ir solo para mi casa. No llegué a dar diez pasos cuando me di cuenta de que había visto algo muy extraño: al lado del bar había un callejón. En su lugar debía estar la farmacia, que sorprendentemente estaba, pero al otro lado del callejón. Hice foco con los ojos y me acerqué para corroborar si lo que veía era cierto. Giré para donde se habían ido mis amigos, con la mano en alto y la boca abierta, pero no llegué a gritarles porque ya habían doblado en la esquina. Seguí girando y buscando a alguien para mostrarle lo que había descubierto, pero no vi a nadie en toda la calle. Lo que tenía frente a mí era simplemente imposible, como si hubieran cortado la cuadra en dos y en el corte hubiese aparecido este callejón. Sólo había una cosa por hacer y esa cosa era entrar".


La versión completa del relato, aquí.

Otros enlaces:

¿No es una belleza este proyecto?

2 Comments:

At junio 27, 2005 9:11 a. m., Anonymous Alejandro Moia said...

Sí, es un proyecto genial. Gracias Marcelo por esta entrada en tu Blog. Proyectos como este y generosos autores como vos, hacen más fácil el camino de los nóveles como nosotros.
Gentes: sigan de cerca la prolífera obra de este Autor, así en unos años van a poder decir "lo leí desde un principio".

 
At junio 27, 2005 9:24 a. m., Blogger Marcelo Dos Santos said...

Sólo hace falta disfrutar de lo que escriben otros, y admirar las buenas ideas.
Un abrazo y gracias, Alejandro.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home