http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050629

Un aperitivo para la hora del té

Los tiburones están comenzando a comerse a los bañistas norteamericanos.
Estos ataques no son anormales ni infrecuentes, y tienen que ver con la insistencia de la gente por bañarse en aguas que son dominio alimentario de los tiburones.


¿No le hace acordar a algo?

Ahora, un joven acaba de perder una pierna. La natación en sitios frecuentados por los tiburones debiera estar prohibida, pero es evidente que los intereses comerciales del turismo son más importantes que la vida humana. También en EEUU.

De La Nación de hoy:

CABO SAN BLAS, Florida
El ritmo normal del verano volvió ayer a Cabo San Blas, cuyas playas fueron reabiertas apenas un día después de que un adolescente perdió allí una pierna tras ser atacado por un tiburón. Fue el segundo caso en el noroeste de Florida en sólo 48 horas.
Los bañistas volvieron a meterse en las aguas de un estado considerado como la capital mundial de los ataques de tiburones, pese a que los expertos advirtieron que es imposible evitar un ataque de estos animales y que los casos son más frecuentes a medida que más personas visitan las playas.
"No creo que debamos considerar esto como algo anormal porque los tiburones se acercan a las playas en el verano en busca de alimento", dijo John Tymisnki, miembro del Centro de Investigación de Tiburones del Laboratorio Marino de Sarasota.
De hecho, en Florida ya se registraron este año 8 ataques, sobre 22 en todo el planeta.
"Aún es temprano para poder afirmarlo, pero realmente no veo ningún cambio" en el ánimo de los bañistas, dijo el alcalde del condado de Gulf, Joe Nugent, al evaluar la situación en Cabo San Blas. Agregó que esperaba que el día transcurriera normalmente en el lugar donde anteayer se vivieron escenas de pánico cuando fue atacado Craig Adam Hutto, de 16 años.
Mientras, el joven continuaba ayer en grave estado y era sometido a nuevas intervenciones quirúrgicas tras la amputación de su pierna.
Hutto, originario de Tennessee, se encontraba pescando anteayer con su hermano y un amigo en Cabo San Blas, en el condado de Gulf, a unos 20 metros de la playa. El agua le llegaba a la cintura cuando un tiburón lo mordió en el muslo derecho y estuvo a punto de arrancarle la pierna.
Horas más tarde, médicos del hospital a donde fue trasladado consideraron que no había suficiente tejido en la pierna como para reconstruirla, por lo que decidieron amputarla.
El doctor Reed Finne, cirujano cardiovascular del Centro Médico Bay, de Panama City, dijo ayer que el joven sería sometido a más intervenciones quirúrgicas y que recibiría tratamiento para reparar los daños sufridos en las manos cuando trató de defenderse del tiburón. "Tenemos esperanzas de que va a recuperarse, pero todavía está mal", agregó.
El sábado último, Jaime Marie Daigle, de 14 años, murió tras un ataque similar en la playa de Destin, a unos 160 kilómetros de donde fue atacado Hutto.


Tiburón toro, supuesto responsable del último ataque

Pero el caso del joven Hutto no fue el único registrado: anteayer, Clarín publicó esta otra noticia:

MIAMI. AP

Cientos de turistas y pobladores permanecían ayer aterrados y entristecidos por la muerte de una adolescente de 14 años que fue atacada por un tiburón que le arrancó el muslo cuando la chica nadaba junto a una amiga a unos cien metros de la playa.

El ataque se produjo en el condado de Destin, en el estado de la Florida, a unos setenta y dos kilómetros al este de Pensacola y en aguas del Golfo de México. Un surfista que nadó al rescate de la muchacha cuando oyó gritos desesperados, vio a dos chicas, una que nadaba a toda velocidad y a otra que flotaba boca arriba, en medio de un círculo de sangre.

Ayer, Wendy Daigle admitió entre sollozos que se trataba de su hija Jamie, de 14 años, que vivía en Louisiana y pasaba sus vacaciones con un grupo de amigos.

El rescatista, Tim Dicus, un experimentado surfista y conocedor de las aguas del golfo, de 54 años, relató después que subió a la muchacha herida a su tabla de surf y pudo llegar con ella a la playa. Pero luego las autoridades del hospital al que fue trasladada Jamie dijeron que la chica había muerto. Su amiga llegó a nado a la playa, sola e ilesa."Muy cerca de ella estaba el tiburón, listo para atacarla de nuevo —relató Discus— Incluso quiso morder la mano de la chica cuando la subí a la tabla. Después, el animal nos siguió hasta la playa. Quería completar su almuerzo".

Discus reveló que el tiburón era uno de los conocidos como "Prickly Shark" y que medía cerca de dos metros y medio de largo. El surfista relató que llegó a golpear la nariz del animal para alejarlo cuando sospechó que intentaba atacarlo a él.

Otros dos bañistas ayudaron a Discus en el rescate de la joven. Uno de ellos, Chris White, de 23 años, llegó a ver al tiburón debajo de la tabla de surf de Discus. "La chica probablemente ya estaba muerta antes de que llegáramos a la playa con ella", dijo el muchacho. Las autoridades creen que la chica murió desangrada "porque tenía expuesto el hueso por la desaparición de uno de sus muslos", dijo la vocera policial Donna Shank.

Las playas de Destin estaban colmadas porque allí funciona un cámping que es centro de atracción para miles de adolescentes que acaban de empezar con sus vacaciones de verano. La policía y las autoridades sanitarias cerraron un área de treinta y dos kilómetros de playas para evitar que la gente entrara al mar y facilitar la búsqueda del tiburón: el animal no fue hallado y las playas volvieron a habilitarse ayer a la tarde."Fue un feo ataque —sostuvo George Burgess, curador del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones de la Universidad de Florida— seguramente fue un tiburón bastante grande." Pero no es el tamaño del animal lo que más llamó la atención, sino su sugestiva cercanía a las playas en una especie que prefiere las profundidades y alimentarse de moluscos.

Según Burgess, es difícil que el mismo animal vuelva a atacar. Pero la calma certeza del experto no llegó ayer a disipar el temor, el desconcierto y las dudas de miles de veraneantes en todo el estado de Florida, una meca del turismo adolescente del verano.

A lo largo de 2003, ese estado norteamericano registró treinta ataques confirmados de tiburones, una cifra que implica la mayor de todo el mundo. El año pasado, esos ataques llegaron apenas a doce, pese a que las costas más pobladas de Miami se vieron invadidas por centenares de tiburones que nadaban muy cerca de las playas.

Su nombre científico es Carcharhinus leucas

En ciertos países como Sudáfrica, asolados por los tiburones, a nadie en su sano juicio se le ocurre bañarse en el mar. ¿Por qué los yanquis lo siguen haciendo?

Pregunta autocontestable: porque los yanquis no están en su sano juicio.

Pobres las víctimas. Pobres

1 Comments:

At octubre 04, 2007 12:33 p. m., Blogger costa rica said...

These articles are fantastic; the information you show us is interesting for everybody and is really good written. It’s just great!! Do you want to know something more? Read it...: Great investment opportunity in Costa Rica: condos in costa rica, condos in jaco costa rica, condos rental in costa rica. Visit us for more info at: http://www.jaco-bay.com/

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home