http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050609

Si no fuese trágico sería gracioso...

La frase del título pertenece al maestro del grotesco Eugene Ionnesco.
Pero se aplica siempre, siempre.
Especialmente en la Argentina.
Ya hemos hablado del ¿señor? Omar Chabán, un morocho que se dio a la fuga y fue capturado y procesado no sin antes haber ocultado 193 cadáveres en el closet de su primorosa residencia.
Ahora se ve venir la condena por homicidio con dolo eventual, y, desesperado como rata en entubamiento del Maldonado, escribe a los deudos de las víctimas esta descostillante (si no fuera patética) carta de pedido de perdón.
Si es de estómago fuerte, y no le agarran ansias asesinas, puede leerla gratis en Clarín de hoy.
Lamento que se vaya a indignar como lo está hoy toda la sociedad argentina.
¿Será justicia?

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home