http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050415

La vergüenza y la crueldad se abaten sobre el Garrahan

Todos saben que el Hospital de Niños Dr. Juan P. Garrahan es uno de los mejores del mundo, y ha dado innúmeras muestras de excelencia en el tratamiento de la salud infantil a lo largo de los años.
Sus extraordinarias operaciones y prácticas de alta complejidad le han rendido una merecida fama de perfección técnica, humana y sanitaria.
Pero...
Aunque no lo puedan creer, ¡el Garrahan está de huelga! No opera. No atiende. Han reprogramado cirugías cardíacas en niños gravísimos de dos años de edad ¡para el año 2006!
El motivo: una mezquina pretensión salarial de los empleados no médicos, que exigen... ¡70 por ciento de aumento! ¿70%? Considérese que estamos hablando de un país donde los salarios están congelados desde el 1º de abril de 1991...
El personal en paro provoca vergüenza y sorprende por su crueldad para con los niños enfermos, los más desprotegidos de todos, que son tomados como rehenes en este espurio conflicto monetarista.
Van algunos datos publicados hoy en Clarín:

  • Suspendieron 30 cirugías
  • Reprogramaron 12 operaciones generales
  • Reprogramaron 3 operaciones cardíacas, incluyendo una a un niño en estado grave de dos añitos de edad, para 2006
  • No aceptan internaciones de pacientes
  • Derivan pacientes a otros hospitales no especializados y de menor complejidad

Corresponde aclarar que el personal no médico del Garrahan es el mejor pago del país. Una enfermera gana $ 1600, una mucama $ 1200, y un médico (los médicos no hacen reclamo alguno), $ 3600.

Los salarios de ese personal son entre 5 y 12 veces superiores a los salarios promedio de la economía argentina. ¿Cuánto quieren ganar?

La protesta, además, claramente configura el delito de abandono de persona, es violatoria a la Declaración Internacional de los Derechos de Niño (derecho a la salud), de la Declaración Internacional de los Derechos del Hombre y del Pacto de San José de Costa Rica, todos ellos firmados por la Argentina y que en este país gozan de rango constitucional.

¿Por qué el Estado Nacional tolera que su propio personal viole los tratados del cual él mismo es firmante? ¿Por qué no toma las medidas penales correspondiente? ¿Por qué castiga a los pobres niños? Los empleados del Estado son parte del Estado, lo que significa que la Argentina está violando las normas citadas. Gran vergüebza y desesperación.

Los infieles y fríos empleados del Garrahan han sido ya denunciados por el fiscal federal Guillermo Marijuán ante el juez federal Daniel Rafecas por abandono de persona. Lo que la incrédula sociedad argentina espera hoy es que la justicia no la defraude una vez más, que los culpables de este abuso delictuoso y criminal sean procesados, juzgados, condenados y encarcelados con todo el rigor que la ley prevé contra el maltrato infantil, la discriminación, la lesa humanidad y este asqueroso e increíble intento de genocidio contra los pequeños e indefensos 350 pacientes internados, de los cuales 90 están, ahora mismo, en terapia intensiva.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home