http://photos1.blogger.com/img/99/3753/1024/marcelovoynich2.jpg

20050225

Se nos fue el Carpo...

"Pappo: tienes que decidir si quieres seguir tu carrera de músico o seguir bebiendo. Si no te decides, todo tu inmenso talento quedará en el fondo de una botella de whisky".
B.B. King
"Me dijo lo que yo debía escuchar, del modo en que yo TENÍA QUE ESCUCHARLO. Me dijo lo mismo que te dicen tus amigos, el médico o quien sea, y vos no les hacés caso, o a lo mejor ni siquiera te das cuenta de que te lo están diciendo. Porque B.B. King no fue para mí ni un amigo ni mi médico, sino que fue MI MÉDICO ESPIRITUAL"
Norberto Napolitano (Pappo)

Fue el hombre a quien B.B. King, sobre el escenario del Madison Square Garden, hizo subir anunciándolo como "el mejor guitarrista de blues del mundo". Le decíamos "el Carpo", pero firmaba sus discos como "Pappo". Había sido bautizado como Norberto Salvador Napolitano, amaba las Harley-Davidson y las Studebaker, coleccionaba Fender Stratocaster y adoraba el sonido blusero de las guitarras Gibson.
Se murió Pappo... ¿cómo explicarlo?
Para los que tenemos entre 40 y 50 años, Pappo fue la guitarra de Los Gatos de Litto Nebbia, fue el Pappo de Manal, el de Pappo´s Blues, aquel que nos hizo vibrar con los estilizadísimos rocanrroles de Riff y el que siempre sacaba un acorde extraordinario de su Stratocaster. Fue el músico con el que crecimos. Fue el músico que siempre quisimos ser.
Pappo, el que recorrió completa, de punta a punta, la Route 66 en su Harley, aquel cuyo retrato está colgado en el escenario de Laura´s en Los Angeles (el sitio donde tocó toda su vida B.B King), aquel de quien el mismo B.B. dijo que "con la guitarra en la mano era un negro con la piel pintada de blanco".
Ese era Pappo, el Carpo, Norberto Napolitano. Ese fue. El que quiso salir del alcoholismo y casi lo logró, y ese "casi" representa un mérito enorme, increíble, sobrehumano.
Ese mismo.

Ese Pappo se mató hoy. Hoy mismo lo enterraron.
Ese Pappo se cayó de su Harley esta madrugada, en la ruta 5, cerca de Luján. Es como si se hubiera matado en la ruta 66, cerca de Memphis, donde los amigos de B.B. King no lo dejaban bajar del escenario para que siguiera tocando uno y otro y otro blues...
Se nos fue.
Mentira.

Se nos mató el Carpo, loco. Está muerto. Ya lo enterraron.
La Harley no le respondió y alguien lo atropelló.
Allá arriba, en el cielo de los bluseros célebres, Pappo acaba de renacer como un ángel con una Gibson en la mano.
Y tiene, claro, la piel y el rostro negros.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home